Archivo de la etiqueta: Humanidades Digitales

#OpenGlam México

Open GLAM es una iniciativa internacional que tiene como objetivo promover la apertura y difusión con acceso abierto de los acervos de las instituciones culturales en Internet. De hecho, sus siglas son un acrónimo en inglés de Galeries, Libraries, Archives & Museums. El pasado 5 y 6 de septiembre de este año se llevó a cabo el primer evento Open Glam en México, organizado por la Secretaría de Cultura y Wikimedia México y que contó con la colaboración de varixs especialistas nacionales e internacionales en temas de digitalización, bibliotecas, museos, derechos de autor, arte contemporáneo, datos abiertos y proyectos Wikimedia, es decir, una amplia variedad de temas.

WhatsApp Image 2018-09-12 at 10.24.31 PM

Clausura Open GLAM – Wikimedia Commons

Uno de los temas principales en Open GLAM fue la digitalización. J Morfin comentó que aunque existe un “boom” de digitalización en instituciones, no hay capacitación de recursos humanos ni políticas que las regulen para definir y aprovechar el trabajo a corto y mediano plazo, lo que podría perjudicar al patrimonio digital. Asimismo, se mencionó que para que la digitalización sea efectiva y funcional, era necesario estructurar las bases de datos y metadatos. Uno de los ejemplos destacados en el evento fue la experiencia de digitalización en Uruguay, a partir del trabajo de Creative Commons Uruguay, Wikimedia Uruguay y del proyecto Autores.uy, base de datos que difunde las obras de autorxs uruguayxs que se encuentran en dominio público. R. Barbano señaló que el trabajo de digitalización no debe obedecer ciegamente a directrices extranjeras, sino que debe tomarse en cuenta las condiciones y necesidades locales.

En cuanto a los museos, se comentó que uno de los principales debates frente a la difusión de acervos e imágenes de alta resolución en Internet había sido (o todavía es) el temor a las pérdidas económicas por la reproducción de imágenes, motivo por el cual trató de retrasarse su digitalización y apertura. Además, otro de los temores era que, al tener acceso a las colecciones en Internet, la gente dejara de acudir a los museos, lo cual ha sido desmentido poco poco dada la experiencia de museos internacionales. En este sentido, la labor que realiza el Repositorio Digital del Patrimonio Cultural de México en cuanto a la catalogación y difusión de objetos digitales resulta de suma importancia. Por otro lado, se resaltó el trabajo que Wikimedia México ha llevado a cabo con instituciones como el Museo Soumaya y próximamente con el proyecto “Museos en México” con la Secretaría de Cultura, los cuales ayudan a incrementar la visibilidad y difusión de los acervos y colecciones de los museos, con información confiable y a un mayor número de personas y que, dado el caso, podrían mitigar de alguna forma una tragedia como la ocurrida en el Museo Nacional de Brasil. También se impartió un taller sobre la edición y uso de Wikidata, una base de datos libre; así como algunas herramientas como Wikidata Query Service, una interfaz que, a través del código SPARQL permite realizar y visualizar consultas con los datos de Wikidata. Asimismo, se comentó sobre las posibilidades y estrategias para que pueden tener las instituciones, organizaciones y personas para conectar y estructurar los datos de sus colecciones y acervos de manera libre.

Por otro lado, en la charla sobre derechos de autor y protección intelectual, se señaló en varias ocasiones que las restricciones actuales a la información resultan obsoletas en la era digital, ya que las restricciones responden más a intereses económicos que culturales; esto ocurre porque, en palabras de J. Mondragón, en el 92% de los casos son los titulares (empresas) y no los autores quienes deciden si se comparten las obras. Para retrasar que una obra entre en dominio público y evitar pérdidas, se extienden los periodos y plazos de protección de derechos de autor. Dicho sea de paso, México cuenta con uno de los plazos más largos amplios del mundo: para que una obra pase a dominio público, lxs mexicanxs tenemos que esperar 100 años desde la muerte de su autor o autora. Por ello, las políticas deben ir encaminadas a modificar este lapso y la forma en cómo se protege a los autores para hacer más disponible y evitar la desaparición, pérdida u olvido del patrimonio cultural y artístico mexicano.

“Las obras sí tienen autor, pero ojo con pensar que tienen dueño.” – I. Soria

Finalmente, respecto a las bibliotecas se presentó la experiencia de la Biblioteca del Museo Nacional de Antropología, cuyo director B. Brito señaló que la digitalización de los códices fue una “repatriación virtual”, en los que también se incluye transcripción y paleografía. En cuanto a la Biblioteca Vasconcelos, D. Goldin mencionó que como biblioteca pública ha llevado a cabo diferentes estrategias para acercarse al gran público, lo cual también se ha convertido en una forma de estudiar a las bibliotecas a través de datos. Por otro lado, se resaltó el trabajo y la experiencia de la BDCV del Colmex al abrir y compartir sus acervos y trabajar colaborativamente con otras bibliotecas y organizaciones, como Wikimedia México. Este primer encuentro permitió a especialistas e interesadxs en bibliotecas, archivos, museos y galerías reflexionar y compartir experiencias, identificar problemas comunes y algunas posibles metas, compartiendo y conectando sus acervos para que lleguen a más públicos y más diversos.

#DH2018

La semana del 24 al 26 de junio del 2018 se llevó a cabo el DH2018, congreso de ADHO de humanidades digitales organizado por la UNAM, El Colmex y la REDHD. Fue la primera ocasión que este evento se llevó a cabo en una ciudad latinoamericana. Fue también la primera vez que una de sus ponencias plenarias fue impartida en español (¡y en zapoteco!) y el segundo año que el congreso fue bilingue español-inglés, lo cual se hizo a través de presentaciones multilingues y “murmullos” entre los asistentes.

Uno de los temas constantes fue el desarrollo y la institucionalización de las HD en América Latina. Las principales inquietudes giraban en torno a hacer colaboraciones con gente de la región. Se expusieron las experiencias de México, Argentina, Perú, Chile, Uruguay y Cuba y se discutió sobre qué era lo que  daba identidad a las asociaciones de HD o humanistas digitales: la lengua, la región, los problemas de financiamiento u otros problemas puntuales a los que nos enfrentamos, como la dificultad de mantener un blog, la falta de reconocimiento institucional, trabajar con herramientas creadas en el denominado “norte global” y en algunos casos la falta de comunicación  o visibilidad. También se resaltó que la buena voluntad ha sido, en muchas ocasiones, lo que ha originado buenos proyectos; pero se cuestionó que las HD puedan sostenerse solo con ella. Además, se hizo hincapié en diferenciar a las Humanidades Digitales de las Digital Humanities del “norte”, y tratar de mirar más allá de solo replicarlas.

Una de las actividades presentadas fueron los proyectos realizados en la Mixteca, los cuales se proponen como proyectos dinámicos y abiertos, en los que los investigadores colaboren directamente con las comunidades y que sean dirigidos a públicos no especializados. Algunos ejemplos son el trabajo de robots con niños, la creación de videojuegos para promover la cultura y la historia o la reconstrucción en 3D en sitios de Oaxaca.

Otro de los proyectos más reconocidos este año fue The Programming Historian en español, un blog de tutoriales sobre herramientas digitales para humanistas. Uno de los retos a los que se enfrentan es escribir para audiencias globales, ajustando entre lo local y lo global y respetando la diversidad lingüística y geográfica. Un reto más es ir más allá de la traducción de los tutoriales generados en el proyecto original, en inglés, y crear guías que respondan a las necesidades de los proyectos creados en español. También se anunció su próxima publicación en francés.

Por último, una de las plataformas presentadas fue el Repositorio Digital del Patrimonio Cultural de México, impulsado por el INAH y la Secretaría de Cultura y en el que participaron más de 18 instituciones del país. En él se pretende normalizar las bases de datos de las dependencias de la Sría, estructurar la información y lograr que el patrimonio se difunda como dominio público.

Desde luego, esto fue solo una pequeña muestra de todo lo presentado en el DH2018, y me he enfocado principalmente en las propuestas desde el “sur global” o de “países en desarrollo”. Me parece importante resaltar las actividades que se realizan en América Latina y prestar atención a nuestros contextos y problemas comunes para desarrollar proyectos digitales que tomen en cuenta las necesidades y se acerquen a las comunidades de académicxs, humanistas o la sociedad.

¿Por qué una historiadora escribe un blog?

Después de mucho tiempo por fin me animé a crear este espacio. Aunque sabía que quería escribir y conocía las ventajas, no estaba segura de qué podría hacerlo. Al final me decidí a compartir con ustedes un poco de lo que sé acerca de historia, humanidades digitales, archivística o cultura libre. Aunque aún no soy especialista en todos estos temas, los últimos años me he dedicado a estudiarlos y me interesa mucho continuar aprendiendo, por eso creo que una forma de asimilar y aterrizar esos aprendizajes es a través de la escritura y que mejor cuando puedo compartirla con los demás.

En Internet hay muchos blogs y plataformas sobre esas materias. Muchas de ellas son institucionales o creadas por especialistas, con un formato más académico, y la gran mayoría están en inglés. Por otro lado, me he encontrado con pocos blogs mexicanos, a comparación de los que he visto de otros países, aunque cada vez son más y de buena calidad.

Así, creo que es importante que historiadoras e historiadores mexicanos nos acerquemos a los medios digitales para difundir nuestras experiencias, proyectos o reflexiones acerca de nuestras actividades. De esta manera, será más fácil (y más rápido) estar al día con sus proyectos, saber cuáles son los temas en boga, escuchar y saber todo lo que podemos hacer dentro o fuera de la academia. El formato de los blogs permite escribir de otra forma, con otro estilo, quizá más informal pero no por ello menos profesional. Además, si lo pensamos, quizá en unos años a algún historiador le interese saber cómo era el oficio de historiar en las primeras décadas del siglo XXI.

Por ello, las y los invito a escribir. Si advertimos los beneficios personales (redacción, habilidades digitales, etc.) y colectivos -que ya he mencionado-, creo que puede ser una buena idea. Creo que México (y el mundo) necesita saber sobre su pasado. Ahora disponemos de más medios. Reconozcamos que cada uno de nosotros sabe algo y aprovechemos la oportunidad que nos ofrece Internet para hacerlo.