Archivo de la etiqueta: Historia

Comportamiento informativo de historiador@s durante la pandemia

La pandemia por COVID 19 y el aislamiento social como medida sanitaria provocaron un cambio en la manera de buscar, acceder e intercambiar información, acelerando el uso hacia los medios y herramientas digitales. En el caso de historiadoras e historiadores, sus principales fuentes se encuentran en bibliotecas y archivos. El cierre de estos centros de investigación implicó un aumento en el uso de plataformas y herramientas digitales, en la frecuencia de su uso y en la diversidad de medios que utilizan.

Como parte de un trabajo final en la asignatura Estudios de Usuarios de la maestría en Bibliotecología y Estudios de la Información, realicé una encuesta para analizar el comportamiento informativo de tesistas, egresados y egresadas en Historia, en la que ellos mismos definieron sus hábitos y conductas informativas. El comportamiento informativo es es el hábito o conducta de las personas para buscar información. Cuando se genera una necesidad de información, inicia un proceso de varias etapas que inicia con el reconocimiento de la ausencia de información. Existen factores internos y externos que determinan que las personas actúen de una manera o de otra al buscar información.

Los objetivos de la investigación fueron examinar el comportamiento informativo de tesistas y egresados en Historia durante el confinamiento por la pandemia de COVID 19, identificar sus estrategias de búsqueda de información y determinar el uso de medios y herramientas digitales para acceder a información durante el confinamiento. Conocer el comportamiento informativo de esta población durante el confinamiento permite determinar cómo adaptaron sus hábitos de investigación cuando cerraron las bibliotecas y archivos, sus principales centros de información. De esta forma, será posible saber con qué herramientas y aptitudes contaban para enfrentarse a esta situación inesperada, cuales adquirieron a lo largo de la pandemia y cómo se ajustaron a las nuevas condiciones.

Si bien se trató de una muestra pequeña y de un trabajo de alcance modesto en muchos aspectos mejorable, así como el primer ejercicio de estudios de usuarios que realizo, considero que algunos resultados pueden ser de interés y dar pie a investigaciones futuras y reflexiones mas profundas. Agradezco a mis amigas, amigos y colegas que se tomaron el tiempo para responder a la encuesta. ✨

Población

Se obtuvieron 18 respuestas, 9 mujeres y 9 hombres. Sobre el rango de edad, el 88% señaló tener entre 26 y 30 años, mientras que el 11% tiene entre 31 y 35 años de edad. De sus grados de estudios, 13 corresponden a licenciatura, 5 a maestría y ninguno al doctorado.

Edad

Grado de estudios

En cuanto a la ocupación, 1 persona estudia, 8 trabajan y 9 estudian y trabajan simultáneamente. Sobre las principales actividades laborales que realizan, 3 son sobre investigación, 6 de docencia, 6 de difusión, 2 personas se dedican a ventas y 1 no trabaja actualmente. Acerca de la institución en la que laboran o trabajan se obtuvieron 14 respuestas, puesto que no era obligatorio responder. De ellas, 13 señalaron pertenecer a la UNAM y 2 especificaron ser del programa de posgrado. Una persona indicó que labora en una secundaria particular.

Ocupación

En resumen, se trata de una población de mujeres y hombres que cuentan con al menos un grado académico, se encuentra en edad laboral, en su mayoría se dedican a actividades de difusión o docencia y en menor medida investigación, y que en algunos casos combinan estudios con trabajo o bien continúan con sus estudios de posgrado.

Hábitos de búsqueda de investigación

Del total de la población, el 83% señaló que sus hábitos de búsqueda sí cambiaron durante el confinamiento por COVID 19, mientras que el 17% indicó que no. Entre los comentarios que describen esta situación se encuentra que el cierre de bibliotecas y archivos propiciaron la búsqueda de información a través de Internet, ya sea para consultar bibliotecas y archivos digitales, repositorios, grupos en redes sociales o encontrar páginas web que no conocían previamente. También propició el intercambio de documentos con colegas, compañeros e investigadores, y en algunos casos dejaron de usar materiales impresos o comprar libros por motivos económicos.

Hay casos en los que, debido a que ya no son estudiantes activos de la UNAM, ya no pueden acceder a sus recursos ni bases de datos, por lo que tienen que obtener información por otras vías. Es posible que estas tendencias dependan del tema de estudio, ya que mientras una persona mencionó que es difícil localizar información sobre su tema de investigación en Internet, otra persona señaló que en su caso el cambio fue parcial porque encontró mucha información en línea. La necesidad de consultar y acceder a fuentes digitalizadas implicó el desarrollo empírico de habilidades para aprender a usar herramientas digitales, lo cual requirió, en palabras de los propios encuestados, “romper el miedo” a buscar información. Finalmente, en el caso de la docencia, se señaló que las lecturas no fueron fructíferas, por lo que se recurrió a material audiovisual para promover el aprendizaje entre los estudiantes.

Frecuencia

Antes del confinamiento, 6 personas utilizaban recursos digitales de diariamente, 7 personas tres veces a la semana, 4 personas una vez a la semana y 1 declaró no usarlos nunca. Después del confinamiento, 14 personas las usaban a diario y 3 personas tres veces a la semana. Esto confirma que la frecuencia en el uso de medios digitales en los hábitos de consulta de información sí aumentó como consecuencia del confinamiento.

Uso de medios digitales antes del confinamiento

Uso de medios digitales durante el confinamiento

Tipos de recursos

Todas las personas encuestadas utilizan buscadores como Google o Google Scholar. En cuanto a eventos en línea, 77% personas acceden a información por medio de conferencias o webinars, superando apenas a las bibliotecas digitales. Es interesante el posicionamiento de estos eventos en los que investigadores y especialistas difundieron su trabajo a un público amplio y facilitando que las personas externas a instituciones pudieran participar, además de la flexibilidad para atenderlos. Es importante reflexionar sobre las posibilidades que ofrecen este tipo de encuentros y que no estaban tan explorados antes del confinamiento. Por otra parte se encuentra el uso de las bibliotecas digitales, catálogos, índices y redes sociales por un 72% de los encuestados, mientras que un 44% acude con colegas para solicitar información.

Fuente: Elaboración propia a través de Flourish

Tipos de fuentes y frecuencia de uso

Paradójicamente, a pesar de la necesidad de emplear recursos digitales, los libros impresos continuaron con una frecuencia alta en su uso, ya que 7 personas señalaron utilizarlos siempre y 9 frecuentemente, solo 2 personas declararon usarlos rara vez. Esto puede deberse a que los estudiantes poseen libros sobre su tema de estudio en casa. Un uso similar tienen los libros digitales, en los que 6 personas indicaron usarlo siempre, 10 lo utilizan frecuentemente y 2 los usan rara vez. En el caso de las revistas académicas, 2 siempre las utilizan, 13 frecuentemente, 3 rara vez. Sobre los artículos académicos, 4 siempre la usan, 13 uso frecuente y 1 rara vez. Destaca la frecuencia y uso que las personas otorgan a los artículos y revistas académicas para acceder a la información.

Las preferencias y frecuencia de uso se diversificaron para consultar recursos multimedia o propios del ecosistema de Internet, ya que se redujo la continuidad con la que se emplean para acceder a información. En el caso de los materiales audiovisuales como videotutoriales o podcast, 2 personas siempre lo usan, 9 lo utilizan frecuentemente, 6 personas rara vez y 1 nunca lo usa. En cuanto a los blogs y foros, 7 personas lo usan frecuentemente, 6 personas rara vez y 5 nunca lo utilizan. Sería interesante analizar los motivos por los que los blogs no se han posicionado en la preferencia de los historiadores, a pesar de su larga existencia en Internet.

Fuente: Elaboración propia a través de Flourish

Sitios web consultados

Entre los sitios web más concurridos para consultar la información, en general se señalaron “bibliotecas digitales” y “archivos digitales” o “páginas oficiales”, sin especificar a cuáles se referían. También se mencionaron Google y Firefox, que si bien son los buscadores más populares, no son plataformas diseñadas para la búsqueda especializada de recursos de investigación.

De manera específica, entre los sitios web consultados destacan Redalyc, Jstor, Google Scholar, Dialnet, Bidiunam, Archive.org, Biblioteca Universal, Librunam, Tesiunam, los portales especializados de la Biblioteca del COLMEX, los catálogos del INAH sobre patrimonio histórico, catálogos de la DGB, AHUNAM, PARES y las referencias que se encuentran en los artículos de Wikipedia. Se presenta una nube de palabras para visualizar los resultados con los términos más frecuentes. Cabe destacar la presencia e importancia que el buscador Google representa a esta población para acceder a la información.

Fuente: Elaboración propia a través de Voyant Tools

Uso de herramientas de gestión de información

Es posible suponer que con el aumento en la búsqueda y consulta de recursos digitales también aumentara la gestión de notas, apuntes y lecturas en medios digitales. Si bien no se preguntó por un antes y un después de la pandemia sobre este tema, sí se preguntó sobre cuáles son las herramientas que emplean actualmente. Los cuadernos, fichas y notas en papel son utilizados por 12 personas para gestionar sus apuntes e información; llama la atención que 5 de ellas solo utilizan esta opción. Por su parte, 9 personas indicaron usar apps de gestión de notas como Evernote, 4 personas utilizan apps o equipos de lectura como Bookmate o Kindle, 3 personas utilizan gestores de referencias como Zotero o Mendeley, 1 persona emplea gestores de imágenes como Tropy, 1 persona señaló que utiliza procesadores de textos y bases de datos y solo 1 persona mencionó que no utiliza ninguna de estas opciones.

Fuente: Elaboración propia a través de Flourish

No obstante, cabe señalar que la tendencia fue usar una combinación de todas las opciones, y que el uso de una no excluyó a las demás, principalmente las apps de lectura, de gestión de notas y cuadernos o fichas en papel, y en menor medida con los gestores de referencias. Sería interesante explorar si estas preferencias obedecen a la edad y verificar si estudiantes de 20-25 años, o menos, también siguen estos patrones o muestran preferencias diferentes.

Obstáculos al buscar información

Finalmente, se mencionan los obstáculos a los que los tesistas y egresados se han enfrentado para acceder a la información. El principal reto que mencionaron fue la falta de acceso institucional para acceder a las colecciones o porque su registro como estudiantes regulares ya se venció. Otros retos tienen que ver con la imposibilidad de pagar por el acceso a los documentos, problemas con la descarga y visualización de textos, falta de documentos digitalizados sobre su tema de investigación, problemas con la señal de internet o acceso a red fija y falta de bibliotecas y archivos en el lugar de residencia. En el caso de la docencia a nivel básico, se mencionó que “el apoyo en casa y los recursos con los que cuentan los educandos es una limitante en el diseño de actividades y dinámicas que fomenten el aprendizaje”. Nuevamente se presenta una nube de palabras con los términos más mencionados en las respuestas.

Fuente: Elaboración propia a través de Voyant Tools

Conclusiones

Como se ha podido observar, el cierre de bibliotecas y archivos derivado del confinamiento por COVID 19 sí generó un cambio en la manera en la que tesistas y egresados buscan y acceden a la información para satisfacer sus necesidades de información. La falta de acceso institucional a bases de datos o bibliotecas digitales es el principal obstáculo para acceder a la información, principalmente para aquellas publicaciones que requieren suscripción, lo cual supondría un gasto adicional. A su vez, hay que considerar que, debido a la edad y a la diversidad de actividades, algunas personas ya no son estudiantes regulares, lo cual supone que hayan perdido la suscripción institucional. Es posible que lo anterior este relacionado con la presencia que tiene el buscador Google sobre las bibliotecas y archivos digitales, al menos como primera opción para realizar las búsquedas.

Por otra parte, la expansión que tuvieron los eventos en línea como conversatorios, conferencias y webinars para sustituir las actividades presenciales por motivo de las medidas sanitarias, constituyeron una importante fuente de información para esta población, lo cual podría representar una oportunidad de difusión que no estaba tan explorada previamente. Asimismo, pese al aumento en el uso y acceso a medios digitales, hay que destacar que la lectura de libros impresos aún es frecuente en esta población, así como el uso de fichas y cuadernos de papel para tomar notas y gestionar su información. No obstante, su uso no excluye las herramientas digitales, por lo que ambos formatos conviven durante el proceso de investigación. Esto contrasta con el menor uso que tienen los materiales audiovisuales y los blogs.

Si bien es una muestra pequeña y enfocada a un grupo particular, considero que algunos puntos pueden ser de utilidad para determinar de qué manera historiadores e historiadoras se han enfrentado a la búsqueda de información en un contexto para el que nadie estaba preparado, ni personas ni centros de información, así como para identificar oportunidades en las que podemos trabajar como profesionales de la información para proporcionar servicios acordes a las nuevas circunstancias.

Referencias

Calva González, J. & Escalona Ríos, L. Guía para la estructuración del protocolo de investigación bibliotecológica. México. Investigaciones Bibliotecológicas de la UNAM. S/E

Calva González, J. (2004). Cap 4. Métodos utilizados en la investigación de las necesidades de información. En Las necesidades de información fundamentos teóricos y métodos. México. Centro Universitario de Investigaciones Bibliotecológicas – UNAM.

Meneses Tello, F. & Guevara Villanueva, A. (2018). La investigación científica en bibliotecología. Universidad Nacional Autónoma de México. México.

Sánz Casado, E. (1994). Manual de estudios de usuarios, Madrid, Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

Cita este artículo como: Claudia Muñoz, "Comportamiento informativo de historiador@s durante la pandemia," en [[Editar Historia]] , 03/08/2021, https://editahist.hypotheses.org/627.

¿Qué es la historia digital?

La semana pasada se publicó en Historiografía Mexicana el post ¿Qué es la historia digital?. En él escribí sobre algunas inquietudes que he tenido en los últimos años sobre historia digital y cómo se relaciona con otros temas que he podido explorar, como la cultura digital, el conocimiento libre, las licencias libres, la edición digital y la preservación digital, aunque mencionados de una forma muy muy breve.

Si bien es un texto corto, y me gustaría profundizar en los temas que señalé, espero que historiadoras e historiadores comencemos la discusión sobre cómo la tecnología, Internet y medios digitales han influido en nuestras actividades cotidianas en torno al oficio de historiar. Discusión que, en mi opinión, tenemos pendiente desde hace algunos años en Latinoamérica. Espero que esta pequeña aportación pueda contribuir al debate, desde una perspectiva horizontal y abierta.

Agradezco a Historiografía Mexicana por la invitación, el espacio y la difusión, así como a mis colegas y amigos Pablo Díaz y Andrés Centeno, por sus lecturas y comentarios al texto.

*Link del post en Internet Archive

¡Primer artículo publicado!

Todas sabemos lo que pasó en 2020 y por eso no escribí en el blog. Sin embargo, no todo fueron malas noticias, ya que el pasado octubre me avisaron que ya estaba listo un proyecto en el que participé hace unos años y aquí les cuento un poco más:

A finales del 2017 me invitaron a participar en un libro con un artículo relacionado con mi tesis de licenciatura. Ese año recién me había graduado con un trabajo sobre los concursos de oposición de las cátedras de la Facultad de Medicina de la Real Universidad de México durante la primera mitad del siglo XVIII.

Portada

A grandes rasgos, los médicos podían participar en la vida universitaria como integrantes de los diferentes claustros (donde se tomaban decisiones importantes  sobre el gremio), como examinadores, testigos en concursos de oposición y graduaciones y como catedráticos. Las cátedras médicas más importantes eran Prima y Vísperas, después se encontraban Cirugía y Anatomía, Método Medendi y Astrología y Matemáticas. Estaban clasificadas por tiempo de lectura del catedrático: propietaria (si era vitalicia), temporal (por cuatro años) o de sustitución (para sustituir temporalmente al catedrático). La importancia de las cátedras radicaba en una mayor participación en la universidad y en ser una forma de promoción para acceder a cargos burocráticos fuera de la universidad, en especial el Real Tribunal del Protomedicato, cuyo presidente era el catedrático propietario de Prima. En este sentido, el tema que abordé en el capítulo fue sobre un tópico del que me había dado cuenta en la tesis pero en el que no me detuve mucho: el cambio de calidad de la segunda cátedra más importante de la facultad médica, Vísperas de Medicina, de temporal a propiedad a finales del siglo XVII, promovido por uno de los catedráticos más relevantes de esos años y apoyado por el claustro universitario.

Aunque pareciera que no es mucho, creo que la publicación de un artículo es un gran paso en la vida académica. En cuanto me compartan el link para consultar el libro lo compartiré por aquí.

Agradecimientos ✨

Quisiera agradecer a la dra. Adriana Álvarez por su lectura, comentarios y sugerencias para la elaboración del artículo y al dr. Rodrigo Vega por la invitación para participar en el libro.

Proyectos de transcripción de manuscritos

La paleografía es la disciplina que estudia los escritos y documentos antiguos. Junto con la diplomática, se emplea para analizar diferentes elementos de los documentos para conocer su autenticidad, temporalidad y contexto. Se apoya en diferentes ciencias auxiliares como la lingüística, sigilografía, heráldica o numismática, además de conocimientos del periodo histórico al que pertenece el documento.

La forma de escribir y las grafías han cambiado a lo largo del tiempo, al igual que la complejidad para  leerlas y entenderlas. También existen diferentes elementos que pueden dificultar su lectura, como abreviaturas, siglas o enlaces entre las palabras.

Hay escritos que requieren de mucha práctica para entenderlos, mientras que otros suelen ser más similares a nuestra grafía contemporánea, por lo que son más comprensibles. Según Delia Pezzat, los tipos de letras más comunes en documentos novohispanos son la gótica, cortesana, procesal o procesal encadenada y humanística.

Para apoyar en la automatización de reconocimiento de textos y manuscritos, se han desarrollado algunas herramientas para ayudar a sistematizar o automatizar de alguna manera este proceso.

Transkribus

Programa desarrollado en Austria para transcribir impresos o manuscritos, apoyado en herramientas de reconocimiento de texto. Para utilizarlo necesitas descargar el programa, subir tus fotografías, gestionar tu propia colección, organizar por párrafos y líneas, así como vincular el texto con la imagen, lo que permitirá identificar las palabras (y abreviaturas) más fácilmente en el futuro. A partir del 2020 solo podrás transcribir 500 páginas de manera gratuita.

DigiPal

La Digital Resource and Database of Palaeography, Manuscript  Studies and Diplomatic es un proyecto que pretende incorporar metodologías de la Humanidades Digitales al estudio de manuscritos medievales y diplomática, utilizando catálogos digitales, descripciones de escritura a mano, sus formas e imágenes.

Rescribe OCR

Es un servicio de pago de reconocimiento de carácteres ópticos (OCR) de textos novohispanos. Se escanean las imágenes y se “limpian”  para que se pueda generar el OCR y después se adapta al idioma y carácteres.

Diccionario de abreviaturas novohispanas

Es un diccionario desarrollado por el Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM que presenta listas de siglas, abreviaturas y tipos de letras castellanas y un glosario, los cuales apoyan en las labores de la paleografía novohispana.

Tropy

Tropy no es un programa de transcripción, es un gestor de imágenes de investigación que permite agregar metadatos, etiquetas y notas a todas las fotos que tomamos en el archivo, por lo que es muy útil al momento de organizar de una manera más efectiva los documentos que vamos a revisar.

Algunas referencias:

“Softwares para transcripción de manuscritos”, en Red de archivos y bibliotecas históricas del Perú, 24 de agosto del 2015. Internet Archive.

¿Por qué una historiadora escribe un blog?

Después de mucho tiempo por fin me animé a crear este espacio. Aunque sabía que quería escribir y conocía las ventajas, no estaba segura de qué podría hacerlo. Al final me decidí a compartir con ustedes un poco de lo que sé acerca de historia, humanidades digitales, archivística o cultura libre. Aunque aún no soy especialista en todos estos temas, los últimos años me he dedicado a estudiarlos y me interesa mucho continuar aprendiendo, por eso creo que una forma de asimilar y aterrizar esos aprendizajes es a través de la escritura y que mejor cuando puedo compartirla con los demás.

En Internet hay muchos blogs y plataformas sobre esas materias. Muchas de ellas son institucionales o creadas por especialistas, con un formato más académico, y la gran mayoría están en inglés. Por otro lado, me he encontrado con pocos blogs mexicanos, a comparación de los que he visto de otros países, aunque cada vez son más y de buena calidad.

Así, creo que es importante que historiadoras e historiadores mexicanos nos acerquemos a los medios digitales para difundir nuestras experiencias, proyectos o reflexiones acerca de nuestras actividades. De esta manera, será más fácil (y más rápido) estar al día con sus proyectos, saber cuáles son los temas en boga, escuchar y saber todo lo que podemos hacer dentro o fuera de la academia. El formato de los blogs permite escribir de otra forma, con otro estilo, quizá más informal pero no por ello menos profesional. Además, si lo pensamos, quizá en unos años a algún historiador le interese saber cómo era el oficio de historiar en las primeras décadas del siglo XXI.

Por ello, las y los invito a escribir. Si advertimos los beneficios personales (redacción, habilidades digitales, etc.) y colectivos -que ya he mencionado-, creo que puede ser una buena idea. Creo que México (y el mundo) necesita saber sobre su pasado. Ahora disponemos de más medios. Reconozcamos que cada uno de nosotros sabe algo y aprovechemos la oportunidad que nos ofrece Internet para hacerlo.