Primer Encuentro de Preservación Digital

El pasado 29 de noviembre se llevó a cabo el Primer Encuentro de Preservación digital en la Biblioteca Nacional de México, organizado por el Grupo de Preservación Digital en el marco de la celebración del Día Mundial de la Preservación Digital 2018 #WDPD2018.

El objetivo del encuentro era reflexionar y discutir en torno a qué estrategias de preservación se han implementado y cuales podemos seguir, a conocer cuáles son las normas que existen y cómo construir un marco de preservación que resulte funcional para nuestra institución u organización. Durante el encuentro se trataron temas como el estado de la preservación en instituciones culturales mexicanas, la preservación de archivos sonoros, la presentación de guías de sistemas y el estado (¿o ausencia?) de políticas de preservación en México. Asimismo, el Encuentro contó con las ponencias magistrales de Miquel Termens y Juan Voutssás.

Grupo de Preservación Digital

La primera ponencia magistral estuvo a cargo de Miquel Térmens, decano de la Facultad  de Biblioteconomía y Documentación de la Facultad de Barcelona, quién habló acerca de los retos para la preservación de los repositorios digitales, de los principales problemas a resolver en muchos países y realizó una breve evaluación de la situación en México.

Térmens trató temas como la administración del presupuesto que las instituciones reciben para llevar a cabo un plan de preservación, y el cual siempre es reducido. Hizo hincapié en que “el futuro”, aquello por lo que se preocupan los encargados de preservar, es algo muy abstracto, muy difícil de definir en tanto no sabemos cuándo empieza realmente. Asimismo, se problematizó la funcionalidad del modelo OAIS como ejemplo a seguir para todas las instituciones y organizaciones y se comentó su complejidad para aplicarlo en sistemas pequeños.

En cuanto al tema de evaluación, Térmens presentó una guía de auditorías elaborada por la NDSA para conocer el nivel técnico en el que se encuentran las instituciones en preservación digital. No obstante, señaló que el problema no solo tiene que ver con la cuestión tecnología, sino que tiene que existir el compromiso institucional, el financiamiento, la capacitación técnica, la documentación y las políticas de los procedimientos que se realizan.

En el Encuentro también se presentó al Grupo de Preservación Digital, agrupación de trabajo colaborativo y multidisciplinar  que  inició sus labores en el 2017 y tiene como objetivos promover la investigación en torno a la preservación digital. Hasta ahora, sus integrantes han realizado dos proyectos: el primero de ellos corresponde a una encuesta hecha a veinte instituciones culturales mexicanas para conocer sus hábitos sobre preservación digital; el segundo proyecto refiere a la elaboración de la Guía de criterios básicos para valorar sistemas de preservación digital, la cual es el resultado de la revisión de herramientas y otros elementos para la preservación y que pronto estará disponible. Asimismo, se resaltó la importancia de generar políticas para que la preservación sea sustentable.

Por otro lado, D. Lejía presentó la propuesta de la Escalera de la Preservación Digital Distribuida, una guía de gestión y organización para la preservación tomando en cuenta la independencia, coordinación y réplica de archivos digitales. Además, se presentó la Asociación Iberoamericana de Preservación Digital (APREDIG), organización que tiene como objetivo la difusión y capacitación sobre preservación digital.

En cuanto a los archivos sonoros, resalta la abundancia de la información sonora, solamente superada por los archivos audiovisuales. Hoy en día, este tipo de archivos son frecuentes a través del streaming, y poco a poco se relegan los soportes físicos. Además, el riesgo de pérdida de los documentos sonoros, así como la falta de equipos de reproducción  ponen en peligro muchos archivos sonoros.

Finalmente, la ultima conferencia magistral estuvo a cargo de Juan Voutssás con la ponencia sobre la “Preservación de la confianza en la información digital”, quien emitió algunos comentarios acerca de la preservación digital. En primer lugar, la obsolescencia es un mal, ya que desde que los documentos son creados se pueden perder y volverse inaccesibles. En segundo lugar, los documentos digitales se actualizan cada periodo determinado. En ese caso, ¿cómo garantizar su originalidad, la cual debe permanecer a pesar de los cambios? Al crecer la cantidad, crecen los problemas de calidad y credibilidad de la información. Por ello, es responsabilidad de los profesionales que generan, difunden y preservan la información, crear y preservar la confianza en ellos.Asimismo, señaló que la preservación digital es un problema generado por la tecnología, pero la solución no es [solo] tecnológica. Se necesitan procedimientos, metodologías, lineamientos. En ese sentido, ¿cómo hacer una política de preservación digital? ¿qué es  lo que tenemos? ¿en qué formatos? ¿queremos preservarlo todo? ¿queremos difundirlo? Es necesario crear estrategias y programas sostenibles, por un tiempo determinado.

La preservación digital es un tema relativamente reciente. A pesar del riesgo que corren grandes volúmenes de información que ya conforman nuestro “patrimonio digital” y de varios esfuerzos en distintos países para llevar a cabo diferentes programas y compartir las experiencias, aún es un tema que no preocupa a gran parte de la sociedad. Sin embargo, es importante tomar conciencia sobre este problema y tomar a cabo acciones, preferentemente a nivel social e institucional, para evitar la pérdida de información que dará cuenta, en un futuro, de nuestra época.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.